Los beneficios de los cereales integrales

Los cereales integrales tienen múltiples beneficios, entre los que se destacan su capacidad para regular el tránsito intestinal, equilibrar la dieta y así mantener el peso adecuado de cada persona. A todos estos puntos a favor hay que añadir que el consumo de 45 gramos diarios (tres raciones) de cereales integrales reduce relativamente el riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2 en un 20% y en un 18% el de padecer cáncer de colon, según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

Desde la misma SEEN, remarcan que el gasto medio familiar en productos integrales como los cereales no llega a una décima parte de lo destinado en alimentos refinados, ya que culturalmente la población asocia a los productos integrales un mal aspecto que los procesados no suelen tener. A todo eso, la misma Sociedad alerta de errores conceptuales muy presentes en la población, como considerar que “integral no es light”, que “no es bio o ecológico ni con o sin gluten”.

Por ello, los expertos de SEEN recuerdan que las harinas resultantes de moler los granos completos de los cereales son las llamadas integrales, frente a las refinadas que no llevan germen ni salvado. Aunque las harinas integrales y las refinadas tienen un aporte energético similar por el contenidos de proteínas y carbohidratos, las harinas integrales contienen ligeramente más grasa, 4 veces más de fibra, vitaminas y minerales que las harinas refinadas.